ROCKROCK

FRANZETTI   y GAMBA GENTILINI:  Conexión Número 5 y una banda  imposible de olvidar.

Por Edgardo Miller.- Dos músicos unidos por una amistad que data de medio siglo,  extraen de su privilegiada memoria personal a la colectiva, pasajes de sus vidas de músicos virtuosos, ligadas al surgimiento de la banda “Conexión número 5” que armó el icónico Carlos Bisso. Franzetti revela el papel que ha desempeñado su amigo Gamba en la toma de decisiones de su carrera artística laureada con nada menos que 6 Grammys.

Miller: Buscando en la historia del rock desde sus principios, aquellas bandas que dejaron una huella importante nos encontramos a “Conexión número cinco”. Fue una banda extraordinaria que vi tocar y casualmente tengo un amigo que tocó allí que es Juan “Gamba” Gentilini, pero además de él, está otro músico notable radicado hace muchos años en Estados Unidos ganador de muchos Grammys, que es Carlos Franzetti.

Gamba: Es un placer estar en contacto con vos y con Juan que es un gran amigo y compañero de aventuras y de viajes. Estoy muy feliz y contento de que estés rescatando la conexión número  5 con Carlos Bisso que es uno de los primeros grupos que integré en la Argentina . Yo previamente había integrado otros grupos, pero para mí Conexión fue lo más, musicalmente hablando, fue un grupo integrado por músicos de excelencia en el cual teníamos a Bu Gathu en bajo que había integrado un grupo sueco, Osvaldo López, una excelencia en batería, de Franzetti, ni hablar porque todo el mundo sabe quién es, y Bisso, el querido negro, que podemos decir, para mí, no una, la mejor voz de nuestro país. Y fundamentalmente hacíamos temas en inglés.

Pero Carlos hablaba perfectamente el inglés. Cuando nos fuimos con Carlos a los 21 años a Estados Unidos, primero a Miami y luego paramos en Manhattan. Una noche salimos y fuimos al boliche número uno del jazz . Lo invitaron a Carlos a tocar porque en el grupo había un contrabajista argentino, que se llama Tito Russo, yo fui con mi guitarra recién comprada, pero no me atrevía a tocar jazz porque no es lo mismo que tocar el rock que sale con tres notas… la anécdota es que Franzetti se sentó al piano a tocar y a cantar donde está todo el mundo del jazz norteamericano, ahí había que tocar en serio y hablar el idioma. Y se pararon todos a aplaudir, y cuando terminó de tocar ahí mismo lo contrataron por 6 meses.  Ahí le dije que no se podía ir de Manhattan porque realmente es un músico de altura.

 Gamba marca la diferencia.

Franzetti: Ya lo oíste Miller, Gamba fue el instigador de que yo me quede en Estados Unidos. Lo cierto es que terminé de tocar, me fui a la mesa a tomarme un wisky, Gamba tomó su limonada porque es abstemio y ahí me dijo que me tenía que quedar, y aunque volví luego a Buenos Aires, es cierto que me contrataron y dejé el grupo a mediados de año.

Hay que decir una cosa, porque Gamba es muy humilde, él nombró a todos estos músicos célebres algunos que viven en Suecia como Bu Gathu, pero Gamba fue a reemplazar a Pappo Napolitano. Así que no le resta mérito eso, hubo un muchacho interino ahí por dos o tres semanas, después hubo una audición y Juan vino con su guitarra,  tocó e integró el grupo. Creo que Pappo grabó un tema antes.

Hicimos un tema con Pappo antes que él se fuera con Los Gatos, paramos y después cuando volvimos de EE.UU. seguimos grabando el disco.

Miller: Fíjense en lo que están recordando, qué extraordinario y coincido ciento por ciento en cuanto a la voz de Carlos Bisso y lo que significó Conexión,  porque hay que trasladarse a los 60’-‘70 y saber que no era lo mismo que ahora, sin embargo, uno escucha cualquier grabación de ustedes y es extraordinaria Carlos ¿Cómo comienza a formarse el Grupo?

Franzetti: A mí me llama Bu Gathu, a quien conocía porque él había estado en un grupo sueco que se había desarmado, algunos se volvieron a Suecia, otros se quedaron. Y Bu era muy fenicio, era un gato siempre caía de pie, es un gran músico y muy inteligente  , planeaba muy bien su vida . Yo venía de tocar jazz y el me habla de un grupo que se desarmó- era Conexión número 5-, y que el   cantante estaba armando un nuevo grupo y que tienen contrato en RFA y una gran conexión-valga la redundancia –para hacer shows y giras. Y me preguntó si me interesa. Así conocí a Osvaldo,  estaba Pappo.

 Osvaldo López había tocado en Industria nacional ahí entramos todos. Ensayábamos en el estudio de RFA, una semana más o menos cantamos los temas “Con su blanca palidez”, en esa época hacíamos 3 y 4 bailes por noche, era Unidos de Pompeya, Vélez Sarsfield, iba el camión adelante con los utileros que llamábamos ‘plomos’.  Era una vorágine total, terminábamos en Hamburgo sobre la 9 de julio que en esas épocas maravillosa sede Buenos Aires funcionaba las 24 horas, podías pedir un bife de chorizo a las 4 de la mañana y un poco de cerveza,  estaban varios grupos, “Alondra, Pintura Fresca, etc.  por supuesto hacíamos giras a Jujuy, a Catamarca. De repente, recuerdo que íbamos   en remis,  estábamos en La Pampa, y de ahí nos íbamos a Córdoba después de un show y luego a Concordia, Entre Ríos. Llegamos a un lugar donde el camión se rompió y tuvimos que tocar frente al rio Paraná, Carlos cantando, y el sol asomándose a las 6 de la mañana por el Paraná; era una época maravillosa

Gamba: Ciertamente hacíamos giras interminablescomo dice Carlos, pero inclusive la cantidad de clubes que hacíamos por Buenos Aires y sus alrededores; una vez íbamos a River por Figueroa Alcorta, era carnaval íbamos en una auto Ford antiguo, llevábamos una heladerita con bombitas de agua, un tipo se nos cruzó.

Franzetti: Y quería pelear, y nosotros con trajes de terciopelo. Era de una película de Buñuel… y por supuesto que Gamba no dijo nada y estaba Luis Guiso, hermano de Carlos. Y este tipo estaba desaforado, golpeando el capó del auto, o sea habíamos mojado a la novia y me mira a mí, y dice ¿bajamos, por suerte el tipo se fue, pero Gamba no dijo ni una palabra.

Gamba: Recuerdo que cuando el tipo se acercó a la ventanilla desaforado, yo estaba sentado en el medio, pero con la heladerita y las bombitas de agua, evidentemente fui yo, pensé acá no zafo, pero por suerte pasó…

Miller: Carlos introdujo algo muy interesante que es la estética del Grupo. Los seguía y los que más me había sorprendido cuando vinieron a Vélez, año 69 si no me equivoco, ahí vi a The Tremeloes, que me dejaron impactado, pero en Argentina ustedes destacaban por la estética muy cuidada en la presentación.

Gamba: Éramos lindos chicos y teníamos sastres…

Franzetti: Teníamos dos sastres, que nos hacían los trajes de pana, gastábamos mucha plata en esto, tienes razón, cuidábamos el detalle de ser un poco chettos. Cantábamos en inglés, y dejábamos la duda si el grupo era importado o no, y el negro Bisso con sus guantes negros cantando, era el gran misterio,   lo que pasa es que cuando él empezó con el Grupo tocaba la pandereta, y golpeaba las manos tratando apasionadamente de superar el sonido de todos los amplificadores y se lastimó las manos, para ocultar curitas etc., se ponía los guantes negros y ahí surgió la leyenda de si le faltaba un dedo, o se quemó las manos, en fin.

Miller: Y los guantes negros se convirtieron en una marca…

Franzetti:  Hay cosas interesantísimas de los viajes y tantos lugares donde actuamos, la cantidad de shows en carnavales donde empezábamos a las seis de la tarde y terminábamos a cualquier hora.

Miller: En el ‘76 yo organicé con un grupo de amigos un carnaval grande en “Defensores de Hurlimghan”, un escenario para música comercial y otro para tango, llevamos a los grupos número uno; antes era formidable, porque los bailes tenían las figuras del momento.

Franzetti: Claro, aparte imaginate que en esa época no había internet ni nada, y solo cuatro canales de TV y un quinto en La Plata, viejas películas, pero para ver a Carlos Bisso, a Manal, Arcoiris, etc., tenías que ir a los bailes.

Miller: ¿Y cómo escogían el repertorio?

Franzetti: Ese era Carlos (Bisso), yo de repente le habré dicho hacer un tema determinado, pero era Carlos el que decidía, de repente había temas que nos oponíamos un poco como Diki Diki Don, etc., muy de la onda, pero que a la gente le encanaba en ese momento. Carlos era un tipo que hablaba perfectamente el inglés, no se ponía a inventar.

Miller: En el concierto de “Lo Gatos salvajes” Nevia reconoce que cuando graban en inglés no tenían la menor idea de lo que cantaban porque eran letras inventadas, sin ninguna traducción,  adecuaban palabras en inglés.

Franzetti: El fuerte de Nevia eran los sus temas cantados en español, pero era la época y yo justo antes del grupo de Carlos estaba en un grupo uruguayo Los Mockers, estuve unos 2 ó3 meses ahí y cantaban en inglés cosas de Rolling Stones. Yo debo confesar que tuve que aprenderme esos temas, pero no era realmente lo mío, era tocar el piano o el órgano como hice en Conexión.

Gamba: The Mockers a mi entender fue el mejor grupo musicalmente hablando, si bien hacían la onda Beatle es indiscutible la genialidad de los Fatorusso,  y Pelín en bajo y con la sinfonía de Brasil.Todos grabamos en Irigoyen, y los Shakers  paraban en un hotel con muchas extravagancias, yo acompañaba a Billy Bond, en escala musical en todos los bailes cambiaba de músico, y cuando los Shakers se separaron   vinieron a tocar con nosotros Hugo y Osvaldo, Hugo tocaba el bajo, Osvaldo la batería y yo la guitarra y Billy Bond era el cantante, vos no sabes lo que sonaba eso, pero debo destacar la humildad de Hugo y de Osvaldo. Nunca tocó una guitarra, y en hotel La Paz, en Rosario domingo mediodía, comenzó a tocar la guitarra y era una maravilla, y a cantar sus temas. Me acuerdo que una vez me pasó un tema que la letra la había escrito Florencio Escardó, el médico y él le puso la música, lo cantaba con un swing. Hablaba del tema de las escuelas, la verdad una maravilla.

Miller: La conferencia con Toto’s Bar es uno de los mejores discos de los Shakers.

Franzetti: Una vez estando con Luis Espineta comiendo, me dice: Maestro te voy a dar este disco, y me da el que había en CD de la conferencia del Toto’s Bar creo que me la dio en señal de amistad con cariño Los Shakers estaban ya en una onda distinta. Después fue que se desarmaron y Hugo y Osvaldo se fueron a EE.UU. y se juntaron con un bajista llamado Ringo, y los vi tocar en Nueva York era una maravilla lo que hacían, después hicieron una carrera fantástica, lamentablemente Osvaldo murió.

Miller: ¿Ustedes llegaron a tocar con El Cuervo Tórtora?

Franzetti: No, porque nos pusieron un cantante, llamado Amadeo Alvarez. Yo los conocía a los otros, del Buenos Aires rock que nos tiraban monedas, etc., ya estaba la época que venía el rock en español y nosotros éramos unos cipayos en eso. Nos veíamos, de repente estábamos los grupos.

Gamba: A Cuervo lo conocí y naturalmente compartimos muchas cosas. Me acuerdo cuandoCuervo formó un grupo donde estaba también Nilson que se llamó “Conmoción”, era el grupo que tocaba en la calle Posadas; después pasó el tiempo y no lo vi más, pero fue el baterista que comenzó con Conexión número 5.

Miller pregunta para los dos: ¿por qué creen que este grupo- y yo lo digo desde la crítica de haber visto muchos conciertos-, creo que es uno de los grandes grupos que tuvo la Argentina más allá de que grababan temas en inglés. Bisso tuvo uno que era una perlita: Acuario en castellano y después “Muchacha”.

Franzetti:  Y lo escuchó el arreglo Espinetta, vino a casa y nos conocí, mos así y después nos hicimos amigos.  Carlos le hizo la letra respetando la idea de quédate hasta el alba, la poesía de Luis y lo cantó muy bien…

Miller: ¿Por qué no tuvo el reconocimiento que otros grupos que tal vez  tuvieron quienes hicieron mucho menos que Bisso, para mí una de las voces emblemáticas de la Argentina?

 Gamba: Esto tiene que ver con la industria, porque hay artistas que funcionan para la industria y generalmente responden a intereses  en última instancia, económicos. He transitado como productor discográfico con figuras realmente de gran poder de convocatoria y he visto cómo funciona la industria y también como empresario artístico , ustedes saben que he recorrido Latinoamérica toda, he vivido mucho tiempo en E.:UU y no solamente pasa con los cantantes de nuestro género musical, sino con cantantes argentinos que siguen trabajando y son figuras en el exterior del país, cantantes incluso de nuestra época y acá no tienen ningún  reconocimiento

He sido productor discográfico, en la parte hispana de EE. UU, y Alemania en la parte hispana y acá no tuvieron reconocimiento, el caso Leo Dan, un grande de verdad, posteriormente aparecieron grupos como Café Tacuba éxito  en venta y popularidad.

Lo mismo sucede con muchachos del rock como mi amigo Javier Martínez, es indudable la capacidad y valor como autor y compositor, como músico, un estilo auténtico que es lo que siempre triunfa.  Pero ves que no están en el podio de los grandes. Es así, tiene que ver la industria y demás está decir que los grandes artistas son un gran negocio una vez que fallecen.

Franzetti: A mí me parece que lo de Carlos Bisso y Conexión no quedó así en la memoria colectiva de los fanáticos del rock, simplemente porque Carlos no era un cantautor, vos recordas a Nevia por La Balsa, a Vox Dei por La Biblia entones Carlos no tenía un tema como Manal, no había un tema emblemático, quedó como un gran cantante, pero la gente no lo recuerda porque hacíamos covers.

Miller:  ¡Qué importante   reivindicar el Grupo, porque vos Carlos Franzetti,  sos uno de los músicos más respetados y notables en EE. UU. Si no me equivoco tenès 5 Grammys latinos y uno general .Contame un poco tu carrera.

Franzetti: La culpa  es de Gamba él fue  el instigador. Yo estuve en Méjico una época, luego en EE.UU. y me quedé en el ‘74. Van a ser 50 años. Viví acá me dediqué a todo tipo de música porque uno no puede ser selectivo cuando está aprendiendo. Toqué con bandas latinas de música de salsa, en Argentina eran el guaguancó lo más cercano a lo tropical.  Quizás por ignorancia comencé a agregar cosas mías y me dio una originalidad como para entrar a trabajar como arreglista en un sello emblemático de la época que era Fania Records donde estaban Willy Colón, Rubén Blades, Celia Cruz, Cheo Feliciano, etc. Ycomencé mientras seguía tocando jazz y haciendo música sinfónica, escribía, y después entré en el mercado del Jingle que se paga muy bien es totalmente anómima y me dio también mezclarme con montón de músicos fantásticos que estaban haciendo Jingle en los años 80’s. y que usé luego para grabaciones, y me dio tranquilidad económica para realizar otras actividades dentro de la música mientras hacía Jingle los fines de semana y hacia música clásica o tocaba jazz.

Miller: Además en el ‘85 grabaste un disco para el polaco.

Franzetti: Sí tuve un retorno a la Argentina entre el ‘85 y ‘88 yo estaba casado mi primer mujer falleció en el ’92. En esos años ella se convirtió en una gran productora de   jazz y llevamos a Paquito Rivera, Anthony Jackson, a Rey Barreto, en fin, ella empezó a organizar esas cosas y hacía conciertos en el teatro Coliseo, ahí hacíamos muchos de los conciertos. Ahí, por ejemplo, Hermeto sacó toda la gente del teatro a la calle dio una vuelta alrededor de la plaza y al llegar al teatro paró un taxi, una cosa maravillosa con mil personas detrás.

Miller:  Estás hablando de una época importante porque era el despertar de la democracia en Argentina.

Franzetti. Por eso volvimos y no me arrepiento, grabé tres discos con Mercedes Sosa, hice la película del Rey, el disco con el polaco, en cierta forma muy discutido por los talibanes del tango, pero la gente joven lo adoptó.

Miller: Imagino que en EE.UU. habrás tenido contacto con el “Gato” Barbieri y con Schifrin.

Franzetti: Con Schifrin no tanto porque él vive en Los Angeles, pero nos hemos visto, al Gato siempre lo veía cuando tocaba con Paquito Rivera, y debo ufanarme al decir que grabé el último Gato, un disco que creó Astarita, baterista. Bueno Néstor  tuvo la audacia de llamarlo al Gato y decirle que quería hacer un disco con los temas  que tocaba en Jamaica y esos lugares que eran por retiro, lugares de  jazz,   donde tocaba por momentos Piazzola;  y El Gato dijo que si, era una especie de racconto, para ir a tocar la música que el tocaba en los años  ‘60 obviando todo el folclore  que hizo luego . Me llamó   y me dice: querés hacerlo, dije me encantaría, y busqué a mi bajista que es David  Fink ;  grabamos todos temas muy de la época de los años ‘60, como “So What”, y otras  y con el Gato nos hicimos muy amigos hablábamos todos los días por teléfono, una vez le hicieron un reportaje le preguntaron si hablábamos de música, y  respondió. Hablamos de fútbol.

Miller:  Era futbolero El Gato.

Franzetti:  Era muy futbolero. Era News All Boys de Rosario

Gamba: Mi corazón siempre estuvo con River.

Miller: Franzetti para mí es un lujo hablar con vos, tu sencillez y humildad, la gran memoria, me parece que las décadas brillantes fueron del 70 hasta el 80.

Franzetti: no solo para la música tambièn para la Literatura Artes Plásticas recuerdo  a Buenos Aires como una ciudad magnìfica, me tomaba el colectivo, cuando vivía en Güemes, y tenía la opción de 5 a 6 salas de cine clubes artístico donde se pasaban las películas de Fellini, Buñuel,etc, aparte volvías caminando por Santa Fe, no había problema, era una maravilla la ciudad. Esto va a colación como después cambió, pero siempre todo eso realimentaba las noches de música, la necesidad de ir a comer de madrugada, había una gran actividad en los cafés, en el “Ramos”, donde se discutía como las tertulias madrileñas de los años ’30. La Usina del país era Buenos Aires impresionante la cantidad de salas teatros y librerías por la calle Corrientes.

Conozco las ciudades del mundo y las pongo en el ranking de acuerdo a la cantidad de sus librerías. Puedo ir a Madrid o a Barcelona y Ciudad de Méjico, pero en Buenos Aires, las librerías estaban abiertas hasta después de las funciones trasnoche.

Miller: Recuerdo que salíamos del programa de rock que era de tras noche y caminaba con los músicos a veces con Moris, y a las 6 de la mañana baldeaban La Giralda, nos cambiaban de mesa y seguíamos. Es más, el último tema que Moris compone antes de irse a España lo compone en La Giralda toda la noche tomando café.

Franzetti: Hay otra cosa importante no es solo la memoria que vos decias que tenemos Gamba y yo, no nos hemos quemado las neuronas tampoco, porque si bien existía una onda semipesada de alguna falopa y alcohol,  no veía en esa época gente intoxicada en la calle había cierta cultura, que  era más que nada  de la conversación y la sobremesa la gente  intercambiaba no en forma insultante, había mucho diálogo.

Miller: y no faltaba un libro bajo del brazo.  La última oportunidad que fui a Liverpool me llamo la atención que vendían libremente  cocaína.Decime algo que te haya quedado muy grabado de Bisse y Conexión 5.

 Franzetti: Por los años 2000 aproximadamente, fui a Buenos Aires a vender un departamento, iba por 3 ó 4 días nada más, y Gamba le dijo a Bisso que yo venía  que quería hacer una grabación con él, en resumen, fuimos al estudio y nos abrazamos, me puse a tocar con él,” Con su blanca palidez”, toqué el piano que tenía, luego grabé algunas cosas y es un disco que produjo Gamba que no sé si lo ha sacado.

Gamba: Si Miller me hubiera hecho la pregunta  hubiera respondido. No sabes lo que fue el encuentro después de tantos años entre Bisso y Franzetti, además es un disco que no fue ensayado. Simplemente dijeron, vamos a hacer este tema, duró un poquito más de dos horas.  Miller: El año próximo va a salir el libro con la recopilación de estos programas con todos los músicos,  busco a los músicos que no figuran en los libros como deberían estar. Además, he sido productor más ejecutivo que musical me da sensación de que Argentina no es un país que tenga muchos archivos.

Franzetti : Se han perdido cosas de Piazzola, del Momo Villegas. Hacían el programa y lo borraban. Lito Nevia ha hecho una gran labor desde Melopea.

Referencias:

  • Conexión número 5: En la segunda mitad de la década del 60 Carlos Bisso integró como vocalista una banda llamada Conexión Nº 5, formada también por Raúl ‘Cuervo’ Tórtora (batería), Marcelo Trull (guitarra), Mario Ricciardelli (teclado) y Rubén Blanco (bajo).

Por diferencias con el grupo, Carlos Bisso se separó en 1970 para continuar con su propia banda, Carlos Bisso y su Conexión Nº 5, mientras que la original banda continuó con Amadeo Álvarez como vocalista.

Aunque cantaba poco en español, se caracterizó por su calidad y la de los músicos que la integraban. El grupo de Bisso estaba integrado por el propio Carlos Bisso (voz), Bu Gathu (bajo), Carlos Franzetti (órgano y piano), Osvaldo Adrián López (batería) y Juan «Gamba» Gentilini (guitarra). También lo integraron brevemente Norberto “Pappo” Napolitano y David Lebón, además de recurrir en el segundo álbum a la instrumentación de Rodolfo Alchourron y su orquesta.

    En 1985 realizó (en Estados Unidos) la producción musical y los arreglos jazzísticos (con una orquesta de 35 músicos) del disco El Polaco por dentro, del cantante argentino Roberto Polaco Goyeneche (1926-1994), con tangos como «Volver». En 1995 recibió por parte de la Fundación Konex un Diploma al Mérito por su aporte al Jazz en la última década en Argentina.

En su carrera, Franzetti ha compuesto sinfoníasconciertosóperasmúsica de cámara, música de jazz para big bands y bandas sonoras.

Un comentario en «FRANZETTI   y GAMBA GENTILINI:  Conexión Número 5 y una banda  imposible de olvidar.»

  • Can you be more specific about the content of your article? After reading it, I still have some doubts. Hope you can help me.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *